Translate

Los perdedores y los autodidactas siempre saben mucho más que los ganadores. Si quieres ganar, tienes que concentrarte en un solo objetivo, y más te vale no perder el tiempo en saber más: el placer de la erudición está reservado a los perdedores. Umberto Eco, 2015

lunes, 14 de agosto de 2017

Arrancando la semana

Los lunes son difíciles para todos, ya lo sé. Pero no podría describirles lo que significan los días de trabajo para mí. Hace muchos años, leía el blog de la escritora Carolina Aguirre y ella contaba lo mucho que lloraba en la hora del almuerzo cuando tenía un trabajo de oficinista que no le gustaba. Yo no lloro, chicas, siempre he tratado de mantener la compostura. Yo leo coaching emocional jajaja. Y el horóscopo en el que me dice que tengo que soltar pero todavía no me ha mostrado cómo jajaja.

Un poco de humor y color para arrancar la semana. Si no, este blog siempre es un bajón. 


Hace un par de veranos, una conocida del club estaba tejiendo lo que nosotras llamamos totora y las españolas denominan trapillo. Cuando la ví, agregué a mi lista mental de proyectos a intentar "tejer algo en totora". Un domingo de hace unos meses hice esta canastita para el baño de mi hijo. El patrón es de éste video. La profe del video es española y muy graciosa y entretenida en su manera de explicar. No sé dónde compran ustedes la totora, pero en Neuquén hay más variedad en ferreterías y agropecuarias que en tiendas de venta de lanas. En el Alto Valle de Río Negro y Neuquén, región en la que se encuentra la ciudad de Neuquén, la totora era utilizada históricamente para atar las ramas de perales y manzanos. Me resulta curioso que se le llame totora a este tejido ya que, según el diccionario (y lo que aprendí en el colegio) totora es una especie de junco de hasta 3 m de altura que crece a orillas de los lagos, en terrenos pantanosos o junto al mar.


Tejer totora es muy rápido. La cesta estuvo lista en un par de horas, más por mi falta de entrenamiento con la aguja de crochet que por su dificultad. No sé si fue por esto mismo o por el grosor de la hebra, al día siguiente me dolía mucho la mano. Por las dudas, todavía no lo volví a intentar :))))


Que tengan buena semana. Yo entro en la cuenta regresiva para la fiesta de cumpleaños de mi marido, para la cual todavía tengo que preparar un montón de cositas. Por eso me despido hasta después del 26 de agosto. Que sean más felices que yo en mi trabajo (eso no les va a costar demasiado jajaja). Cambio y fuera!!

martes, 8 de agosto de 2017

Más intereses nuevos

Hasta el cansancio les he contado de mis múltiples intereses. Lo que me llama la atención es que cuando algo nuevo entra en mi "órbita" no es que pierdo interés por todo lo demás. No. Tengo ganas de hacer esto y aquello. Estoy bordando pero me gustaría ponerme con las lanas y el crochet. Me siento a la máquina de coser y estoy deseando salir al patio con la lija y los pinceles. Y así en loop hasta el infinito.

Este invierno el universo me regaló tres semanas de vacaciones. Tres! Tres semanas de no despertarme tempranísimo y de tener la posibilidad de pasar algunas mañanas en mi casa (a propósito, la luz que entra por las mañanas en mi estudio es fabulosa! Lástima que no estoy para disfrutarla :((((. Bueno, como hacía rato que quería indagar en nuevas técnicas, aproveché las vacaciones para investigar y hacer acopio de materiales, como no! Quería probar si me era posible pintar madera, sobre todo muebles, pero no me animé a empezar por algo grande. Empecé por algo bien pequeño: Un cajoncito de frutas que me regaló mi verdulero amigo.


La idea era preparar un lugar más bonito para que mi esposo guarde sus discos de vinilo. Bueno, más bonito que la caja de cartón en la que los tenía "exhibidos".


Mi indagación comenzó por el universo de las chalk paint o pinturas a la tiza, cuyas aplicaciones había visto en diversos blogs de decoración. Tienen un acabado totalmente mate, que se termina con cera o barniz transparente también mate, especiales para este tipo de pinturas. En Neuquén conseguí chalk paint de la marca Eterna, en casas de artística, en pequeños envases de 200 cm3. En Buenos Aires se consiguen fácilmente las latas de un litro de otras marcas como Rust Oleum. El sábado fui a una pinturería que vende esa marca acá pero no trae la línea Chalked porque "no hay demanda".


Lo que me divertí investigando, buscando marcas e ideas, mirando tutoriales en youtube, no les puedo contar. Creo que entre colores no se me borró la sonrisa de la cara. Obviamente mi "investigación" no quedó ahí. Les cuento en un próximo post.


PD: Gracias totales a Cecilia Gauna, del blog "Diario de una Artesana", cuya entrada compartí en el día de ayer y cuya respuesta a mi comentario me hizo sentir comprendida. Y a Lola, que siempre me da una mano con sus palabras y me ayuda a creer que no me estoy volviendo loca.

lunes, 7 de agosto de 2017

Qué es ser artesano?

Casi un mes después de mi última entrada comparto este post del blog de una artesana de la provincia argentina de Corrientes porque suscribo cada una de sus palabras. A mí tampoco se me hubiera ocurrido de chica ser artesana. Decidí estudiar una carrera universitaria, un postgrado, intenté con más o menos éxito ser una profesional que alcance sus metas. El mundo profesional me sorprendió con una competencia constante que a veces no mide cuestiones de afecto o de amistad. Ese mundo no me interesa. Por eso vuelvo a casa cada día, después de 8-10 horas, corriendo a buscar mis telas, mis hilos, mis lanas y ahora también mis pinturas, a conectarme con una armonía interior que está muy lejos de proveerme el medio que me provee el sueldo. Y a preguntarme cada día hasta cuándo haré el sacrificio de dedicar la mitad de mi día a una actividad que dejó de interesarme hace ya mucho tiempo, sólo por un salario.



Les dejo el link, nunca se sabe qué puede surgir de estas reflexiones colectivas.
Diario de una Artesana: Artesano/a ¿Un oficio o un pasatiempo?: ¿Que realmente significa ser artesano/a? Según la etimología latina de la palabra una artesano es un "artista con las manos"....

domingo, 9 de julio de 2017

Invierno patagónico

Es domingo y hay sol. Hace mucho frío y sopla bastante viento. Un día bien representativo del invierno norpatagónico. Pero suena Carmina Burana de fondo y hay una tranquilidad idílica. La vida debería ser un 50% esto. Ayer, además, nos conectaron internet, por eso puedo sentarme en el living de mi casa a escribir esta entrada. Me acompaña el mate y me siento optimista porque puedo parar unos días el ritmo de vida frenético que llevo.

Creo que soy la única a la que le pasa, el resto de las mamás que me rodean parecen sobrellevar mejor esto de tener todos los días dos horas o más de estar metidas en el tránsito para llevar, traer, esperar... Claro que también soy de las pocas mamás que además se pasa 8 horas diarias adentro de una oficina... Y que la sufre...

Bueno, basta de pálidas! Les muestro una prueba de que el día está bárbaro.



Una de las manualidades más fáciles de acarrear cuando tengo muchas actividades es el bordado. Trato de no andar cargando algo que sea muy delicado porque una de las características principales de la zona es el viento y con él, la tierra. El bordado con lana, en cambio, es rápido y se termina antes que le dé tiempo a ensuciarse. En una incursión en una casa de decoración medio pelo que encontré en la ciudad, conseguí un lino rústico de buena calidad que va a tener varios destinos, entre ellos, un montón de adornos de picaportes que hice para mi casa.





A medida que iba haciendo estos colgantes, iba publicando algunas fotos en Instagram o Facebook y tuvieron muchos elogios. Entonces hice varios más y armé una cuenta aparte para mostrar mis cositas. Medio que después me arrepentí pero, bueno, ya estaba hecho. Si alguna tiene ganas de seguirme o poner me gusta, las invito. Se llama así:

Ahí verán cosas como éstas:




No prometo que no vaya a arrepentirme más adelante, me da un poco de vergüenza, pero ya estoy vieja para ser más atrevida. Tal vez si un día me animo, hasta me voy a una feria de artesanías a poner un puestito jajaja.

Que disfruten mucho el domingo!

miércoles, 21 de junio de 2017

Un proyecto espléndido IV

Como cada vez que estoy desbordada de actividades, me desconecto de todo y de todos. El último mes tuve mucho trabajo y salgo tarde y cansada de la oficina. Si a eso le agrego el trabajo doméstico y las variadas actividades familiares que me obligan a ir y venir cual taxi, entenderán que no he podido ni publicar ni ver lo publicado.

También es cierto que mi estado de ánimo no es el mejor. Supongo que el cansancio influye. Y descansar no está entre mis opciones. Si tengo un minuto libre prefiero  (y necesito) meterme entre mis telas y mis hilos.

Una buena: Parece que no estaría tan lejos la posibilidad de tener Internet en casa. Eso me ayudaría a estar más conectada. Otra buena: Hoy se produjo el solsticio de invierno para los que vivimos en el hemisferio sur! Ahora comienzan a alargarse los días. Eso significa más minutos de luz para bordar o coser!!!

Pero pasemos a lo nuestro. Quería mostrarles los últimos bloques del Splendid Sampler que hice. Como dicen las amigas españolas, vamos a por ellos!

Bloque 41 - Sew South
Bloque 42 - Pencils
Bloque 43 - Pincushion Love
Bloque 44 - Stitch in the Garden
Bloque 46 - Twirl Time
Bloque 48 - Whim
Bloque 49 - Summer’s Gift
Bloque 50 - Flights of Fancy
Como habrán podido notar, en esta decena dejé sin hacer dos bloques, fiel a mi decisión de llevar adelante este proyecto sólo por y con placer.

Finalmente, como muchas habrán notado aunque creo que nunca lo mencioné en estos términos, mi familia es una familia ensamblada de las muchas que existen hoy en día. Cuando se ensambló, hace casi veinte años, no era tan común. Este domingo festejamos el día del padre, el día del caballero que es el artífice de este ensamble y es el gran responsable de que de verdad seamos familia, no sólo de sangre si no también de corazón. Les dejo una de las fotos que sacamos, falto yo pero estoy del otro lado de la cámara. Buen invierno/verano (según corresponda)!
Mi marido con todos sus hijos y su nieta


miércoles, 24 de mayo de 2017

Bibliografía básica

Hace ya mucho tiempo que no hago una entrada sobre los libros que estoy leyendo. Como a todas, me falta tiempo para todo, inclusive para la lectura. Pero ya hace un par de semanas me había propuesto contarles lo que había estado leyendo en el verano. Algo sucedido el domingo aceleró mi decisión de hablar sobre libros.

El domingo vino Anto a casa a bordar un rato, a tomar unos mates y llegó con un paquetito que contenía esto:


Anto trabaja en una cadena grande de librerías de Argentina, que tiene sucursales por todo el país, inclusive acá, en Neuquén. Vio este libro en su trabajo y pensó que me gustaría... me encantó! No hay muchos libros tan completos sobre patchwork y quilting en Argentina. Y menos en el interior del país. Es súper completo, todas las técnicas, la teoría de los colores, los diferentes materiales, las herramientas de una quiltera, muchísima información. Está buenísimo!!!

Y hablando de Anto (que en realidad se llama Antonella), le he transmitido los comentarios tan lindos sobre su bordado del post anterior. El domingo trajo otro diseño, el bordado la ha captado por completo...! Tiene muy buen gusto y es diseñadora de indumentaria, es muy habilidosa! Y compartimos ese amor enorme por telas e hilos...! Les muestro una foto de la última navidad en la que estamos las dos. A ella no le gusta pero yo creo que está hermosa.


Volviendo a los libros, en estos momentos tengo uno sobre mi mesa de luz. Está ahí. Decir que lo estoy leyendo no sería decir la verdad. De vez en cuando leo un par de páginas antes de dormir pero la realidad es que el 95% de las noches me duermo antes de apoyar la cabeza en la almohada. Pero en enero es diferente. Todos los días cuento con 8-9 horas más para mí porque no vengo a la oficina. Este enero arranqué con la saga Forastera, a la que había llegado a través de la serie Outlander, de la cual ví una temporada. Como ya hace nueve meses que no tengo tele en casa, me puse a leer los libros para saber cómo sigue la cosa.

Resultado de imagen para portada libro forastera

El libro es entretenido pero larguísimo!!! Sin embargo, mi ánimo festivo de vacaciones me ayudó a leerlo rápido y quedarme con ganas de la continuación. Por lo que sé, la saga tiene siete libros, todos de más de 600 páginas. El libro sobre mi mesa de luz es la segunda parte de la saga. Cuando lo siga, les cuento.

Resultado de imagen para portada libro el enigma de paris

Tenía ganas de leer algo de suspenso y misterio y un compañero de trabajo me había sugerido comprar algo del escritor argentino Pablo De Santis. Casualmente, mi suegra le había traído de la feria del libro El enigma de París a mi hijo. Así que aproveché. Es un libro interesante aunque no del "tipo Agatha Christie" que me gusta a mí. 

Resultado de imagen para portada libro ser feliz era esto

Finalmente, y también de un escritor argentino, Eduardo Sacheri, leí Ser feliz era esto. Es una historia muy tierna, de una hija de 14 años que busca, encuentra y comienza a convivir con su padre que no sabía de su existencia hasta que ella llega a tocarle el timbre de su casa. Tal vez conozcan a Eduardo Sacheri porque es el autor de un libro que se hizo película y que recorrió el mundo y hasta ganó el Oscar, el Secreto de sus Ojos. Ser feliz era esto es una historia mucho más simple pero entrañable.

Para terminar quiero agradecer todos los comentarios que me dejan en cada entrada! Este humilde blog, que comenzó como una especie de diario íntimo, hoy es una parte de mí y me encanta compartirlo con quienes pasan por acá. 

jueves, 11 de mayo de 2017

Hay días grises y días coloridos

Para todos. Y aunque así sea, siento una admiración fanática por aquellos que pueden disimular sus estados de ánimo. No estaría siendo mi caso. Mi cara refleja mis angustias, mis tristezas, mis euforias, todo. Hasta mi cuerpo lo grita, los días en que la vida me pesa, se encorva y parezco 10 años mayor.

Hasta entrados los 40 estuve resignada a que fuera así. Todavía no me había permitido aceptar que odio mi trabajo, me parecía una actitud desagradecida de mi parte el aceptarlo. Si el día era gris, permanecía gris. Si era la semana o el mes, me resignaba y caminaba rodeada de mi gris.

Desde entonces, gracias al enorme trabajo interno que hice, no sólo acepté que no me gusta mi trabajo ni me interesa mi profesión, sino que me sentí aliviada. Me saqué de encima el peso de mostrar un interés que no existe y el seguir compitiendo una carrera profesional que me da igual. Pero trabajar, tengo que seguir trabajando.

Para mitigar, decidí que los días pueden comenzar todos grises pero, una vez puertas afuera de la oficina, los colores los pongo yo. Y fue cuando rescaté mi pasión por las manualidades como antídoto de tanto aburrimiento oficineril.


Y qué mejor para un día que inicia gris que adornarlo con muchos colores? Si bien ya tenía el corazón en el Patchwork, comencé a conectarme con otras actividades manuales. El bordado es ideal, súper portable y no necesitas gran cantidad de tiempo para avanzar bastante. Aproveché la onda del bordado mexicano, que está muy de moda en Argentina y me compré un kit por Internet. El resultado lo ven en la foto de arriba. Después ví que no solamente se bordaba con lanas semigruesas y compré otro kit de lanas finas para bordar mandalas.




Al poco tiempo, encontré a una chica en Facebook que dictaba seminarios de bordado mexicano en la ciudad y allí fuimos un sábado por la mañana con Anto, la hija de mi marido, mi hija del corazón.

Entre mates y tés, aprendimos algunos puntos. Anto es mucho más valiente que yo y empezó por un trabajo muy arduo que terminó hace muy poco. Hoy recibí esta foto: 


Trabajoso, no? 

En fin, considero que lo importante es ir buscándole la vuelta a la vida. Quién dice que, en algún momento no pueda prescindir de mi trabajo de oficina y encontrar otro rumbo más satisfactorio, no?

"Todo es posible para aquél que cree" - Imagen tomada del blog de Vero Palazzo: www.veropalazzo.com.ar